Si algo quedó claro en la junta de portavoces del pasado martes, en la que se trataba el tema de la Montaña Romeu, son las dificultades que tendrá Asland Lafarge, para seguir extrayendo caliza en la cantera, materia prima imprescindible para que la empresa continúe desarrollando su actividad en el Puerto, al igual que en los últimos 60 años. Destacar la actitud “chulesca” e irrespetuosa de Quico Fernández, en una actuación lamentable de un representante municipal, que habló con desprecio al Director de una empresa que se ubica en el Municipio, y en la que trabajan cientos de trabajadores.

El convenio que estaba a punto de firmarse entre Aslad –Lafarge y el Ayuntamiento de Sagunto, ha saltado por los aires con la aparición en escena de la denegación de una DIC (Declaración de Interés Comunitario), que se comenzó a tramitar hace más de cinco años. Lo extraño del caso, es que la empresa pidió la paralización del procedimiento hasta en dos ocasiones, cuando apenas se había iniciado y lo normal, es que ante esa petición, la administración hubiera paralizado y caducado ese expediente. Pero, sin embargo, el procedimiento lejos de paralizarse, prosiguió su camino y se resolvió en junio del 2010 en contra de los intereses de la empresa. Esto es algo inexplicable, salvo que alguien, de forma interesada, decidiera “pasar por alto” esta petición de paralización. Desde SP, ya conocemos el posicionamiento en función del color político de determinados técnicos de la administración y en este caso, la cosa “huele muy mal”.  Una cosa es evidente; se quieren cargar la Planta de Asland  en El Puerto.

Durante la reunión mantenida en Alcaldía en la mañana del martes, el señor Quico Fernández, ante la pasividad del Alcalde de Sagunto (Alfredo Castelló), maltrató verbalmente al Director de Asland Lafarge, llegando a afirmar que”Asland estaba atentando desde hace mucho tiempo contra los intereses de Sagunto”. Desde SP, consideramos que no se puede permitir estos excesos a un representante Municipal. El señor Quico Fernández, ya ha mostrado sus “malas intenciones”, cuando en diversas ocasiones, ha mostrado su deseo de cerrar la planta de Asland, algo que contrasta con la defensa de los puestos de trabajo desempeñados por los trabajadores de EUROCEM. Queda patente la hipocresía de este señor que defiende la continuidad de los puestos de trabajo en una empresa que pretende cerrar. Pero lo que me parece más preocupante, es la falta de decisión del Alcalde que en lugar de salir en defensa de la Actividad y del empleo generado por Asland, se dedicó en su exposición a poner nuevas piedras y trabas a la posibilidad de firmar un convenio que garantice el futuro del empleo generado por Asland Lafarge. Ahora el Alcalde, se desmarcó de sus intenciones iniciales, pidiendo a la empresa la renuncia expresa a sus derechos de explotación en la Zona Norte de Salt del Llop.

La cementera está en manos de una multinacional, que lo que busca es la seguridad en el suministro de caliza durante los próximos años. Con el convenio que se iba a firmar, esa garantía se prolongaba durante varias decenas de años. Ello, garantizaba la continuidad de las inversiones en la planta, y con ellas el empleo futuro. Pero tras los últimos acontecimientos y el cambio de rumbo del PP, mucho más cercano ahora al BLOC, el futuro de la planta esta en el aire.

Destacar la prepotencia del señor Quico Fernández, que ha escondido un As bajo la manga, hasta estar seguro de hacer añicos ese convenio. Es increíble que el equipo de Gobierno desconociera  la existencia de esa DIC. Más bien da la sensación de que PP y BLOC, juegan a lo mismo, y con esta jugada, están cerrando uno de los primeros puntos de su preacuerdo para Gobernar la próxima legislatura. Todos tenemos claro que ambos partidos se están frotando las manos ante la crisis del PSOE y, por lo tanto,  El Puerto, tendrá que decidir si deja el Gobierno Municipal en manos del BLOC, o si por el contrario aumenta su apoyo a Segregación Porteña.

Por último, destacar que los señores del Bloc intentarán que todo el paraje Romeu, quede como zona Municipal Protegida. Con el convenio que se iba a firmar, se disponía de financiación para el mantenimiento de ese paraje y Asland se comprometía a la adquisición de 18 hectáreas que están en manos privadas. El señor Fernández demuestra su ignorancia, cuando está planteando que sea el Municipio el que corra con el gasto que supondría la adquisición de los terrenos que están en manos privadas y el coste de su mantenimiento, que estaría cifrado en más de 150.000 euros anuales.

Por lo tanto, desde SP, queremos mostrar todo nuestro apoyo a la continuidad del empleo generado desde Asland y también, a la firma de un convenio que signifique sostenibilidad y equilibrio entre la actividad de la empresa y el mantenimiento y conservación de un paraje como el de la Montaña Romeu. Desde luego, SP se reserva su derecho a emprender todo tipo de acciones en defensa del empleo y la continuidad de Asland en nuestro pueblo.