Después de casi dos meses de parón liguero, el Balonmano Puerto disputará este sábado, a partir de las 18 horas, el primer encuentro de la segunda vuelta de la Liga ASOBAL ante el Toledo BM, rindiéndole visita en el pabellón Javier Lozano Cid de la ciudad imperial.

En este desplazamiento liguero, para el que los rojiblancos partirán esta tarde de viernes a partir de las 15:30 horas, no estarán solos. Los dos autobuses completados por la peña Marea Rojiblanca y los múltiples vehículos particulares garantizan que alrededor de 150 aficionados porteños acompañen al equipo en esta importante cita ante el actual colista de la liga.

Un colista que nada tiene que ver con el que acabó la primera vuelta, ya que el equipo dirigido por Jorge Liébana ha sufrido una autentica metamorfosis, fruto de los cinco nuevos fichajes, todos menos uno procedentes de su acompañante en plazas de descenso, el BM Alcobendas, que se ha visto forzado a desprenderse de muchos de sus mejores hombres por la grave crisis económica que padece.

O sea, que este Toledo BM no será ni mucho menos una perita en dulce, y menos en esta su primera estación del particular vía crucis que supone conjugar la diferencia de puntos con la salvación. Máxime cuando los toledanos han hecho de este partido una conjura para medir sus posibilidades de salvación.

A este panorama, el Balonmano Puerto quiere oponer su gran final de primera vuelta y mantener esa línea de juego que le dio tres victorias de cuatro partidos en sus últimos compromisos ligueros.

Goran Dockic podrá disponer de todos sus hombres, con la excepción del veterano guardameta Pachi Peg que no ha terminado de reponerse de los problemas en el gemelo. Esta baja vuelve a dar la oportunidad al juvenil Samuel Ibáñez de entrar en la convocatoria, acompañando a David Bruixola en el marco rojiblanco.