► El PP nos alquila unos cochecitos a pilas que nadie ha pedido y sin embargo se olvida del tren de pasajeros a El Puerto

El pasado miércoles asistimos a la inauguración de un nuevo servicio —por lo visto, pionero en Europa— de alquiler de automóviles eléctricos para uso privado. El acto estuvo rodeado de todo el bombo y ceremonia que tanto gusta al señor alcalde (una foto es una foto) y contó con la presencia obligada del conseller de Infraestruc- turas y Transporte, Mario Flores, impulsor de esta iniciativa, y también con la vista inespe- rada del president Camps.

Como ya nos tiene acostumbrados, el equipo de gobierno del PP aprovecha cualquier inauguración o acto público para hacer campaña electoral, con un afán desmedido de protagonismo que en muchos casos no le corresponde. Camps conoce perfectamente la precariedad del PP al frente de este municipio dual y está, junto con sus consellers, volcándose literalmente en apoyar a Castelló en sus últimos meses como alcalde, a ver si le salva de su más que previsible caída. De ahí que esta iniciativa pionera no se haya puesto en marcha, como habría sido más lógico, en una de las capitales provinciales, donde el PP tiene prácticamente asegurada la reelección. Se trata, como decimos, de no perder poder en las próximas elecciones y, de paso, vender algo de modernidad medioambiental, que siempre queda bien, aunque en el caso concreto de los coches eléctricos no exista demanda en la calle, precisamente.

En cambio, sí es petición social —y constituye además una necesidad prioritaria para El Puerto— la conexión ferroviaria para el servicio de pasajeros, un servicio de transporte colectivo y esencial que podrían usar miles de porteños diariamente, y que cuenta con un componente medioambiental incuestionable. SP, cuando gobernó, hizo las primeras gestiones al respecto con ADIF, quienes nos señalaron que técnicamente era muy fácil de realizar, pero que debía involucrarse la Generalitat para costear los gastos de mantenimiento de la línea. En los contactos con la conselleria de Infraestructuras, nos propusieron una solución técnica que se había puesto en marcha en Alicante con gran éxito, el tren-tranvía, transporte que podría llevarnos hasta la misma playa.

Sin embargo, ¿qué ha hecho el PP al respecto para cambiar la situación? Nada.

En SP creemos que los ciudadanos entienden de las necesidades reales. Entre éstas hay que establecer prioridades, y desde luego una de ellas es que El Puerto disponga de una vez por todas de un servicio de trenes de pasajeros que nos conecte a través de la red de cercanías con el resto de España y Europa.

Esperemos que al menos estos coches eléctricos tengan más éxito que aquel tan cacareado proyecto de autobuses urbano, el CIVIS, iniciado también en precampaña electoral y del que nunca más se supo.