Se están difundiendo noticias en torno a lo que se habló en el Consejo Económico y Social el pasado martes. He escuchado en la radio al señor Alcalde decir que había acuerdo para presentar una propuesta de cubrimiento de vías ante el ministerio de Fomento, pero lo que tengo que decir desde Segregación Porteña es que ni muchísimo menos nuestro partido ha tomado una posición a ese respecto. Segregación Porteña es soberana para tomar la decisión que crea oportuna, y hasta mañana jueves no habrá una reunión de nuestra Junta, la Junta de Iniciativa Porteña, para decidir sobre ese tema.

Sí que quiero añadir a todo esto que se está haciendo un uso político de esa cuestión, ya que he leído a representantes de sindicatos muy importantes, y también a políticos de otros partidos menos importantes, hablar de que con el cubrimiento de las vías se conseguía poner más obstáculos a la segregación de El Puerto, puesto que con ello se facilitaba la unión entre ambos núcleos, algo que evidentemente no es así. No obstante, el hecho de que se estén utilizando este tipo de argumentaciones para justificar el cubrimiento de las vías entorpece, lógicamente, que Segregación Porteña se pueda posicionar a favor de ese cubrimiento.

Además, en el Consejo Económico y Social se abordaron cuestiones en las que Segregación Porteña evidentemente no va a entrar. Y cito como ejemplo que un conocido empresario del sector del urbanismo de nuestro municipio habló de que el ADIF tenía 100.000 metros cuadrados de suelo público allí, en esa zona. Y habló de que esos 100.000 metros cuadrados podrían facilitar, de acuerdo con nuestro Plan General, la construcción de 750 viviendas. Es decir, que con los derechos que el ADIF tiene en esa zona podría financiar el cubrimiento de las vías. O sea, que con patrimonio de suelo público pretendían pagar el cubrimiento de las vías para beneficiar a un PAI, el del SUNP-4, que van a ejecutar promotores privados.

Si esto lo planteara Segregación Porteña, estarían hablando de especulación urbanística. Sin ni siquiera nombrarlo en la zona de la playa, se nos ha tachado de todo menos de bonitos. Por lo tanto, existen suficientes ingredientes como para que mi Junta rechace mañana el ir de la mano con el resto de partidos hacia el ministerio de Fomento con una propuesta clara. Nosotros, como es lógico, no podemos ir de buenos para que luego nos vayan dando puñaladas por la espalda.

Una última cuestión al respecto de la propuesta que se va a llevar al Pleno: el hecho de que ahora mismo el núcleo de Sagunto se enfrente a una grave amenaza ante el paso del AVE (porque va a ocasionar numerosas molestias a los vecinos y porque cruza por en medio de ese núcleo, separándolo del barrio de Bajo Vías, el cual —entendemos— forma parte de esa ciudad) viene provocado porque cuando Fomento planteó las diferentes opciones, desde el Ayuntamiento de Sagunto se plantearon otras. Es decir, Fomento planteaba que el nuevo trazado ferroviario pasara más al este, más cercano a El Puerto, y planteaba sacar la estación del núcleo de Sagunto, con lo cual Sagunto podría haber contado con una amplia zona en la cual, en caso de llegar a un acuerdo con Fomento (y con el ADIF, en este caso), se podría haber acondicionado tal zona como un espacio para esa ciudad. Sin embargo, por oponerse a la segregación, el equipo de gobierno decidió en aquel momento plantear otra opción: sacar las vías hacia el oeste. Pero como esto no fue aceptado por Fomento, entonces decidieron dejar la estación donde estaba, y aquellos barros traen ahora estos lodos. O sea, que el hecho de que algunos políticos condicionen toda acción a oponerse a la segregación de El Puerto ha provocado que ahora tengan este problema. Las vías podrían haber ido perfectamente por el pasillo que hay entre Sagunto y El Puerto, igual que en su momento podría haber ido la autopista; sin embargo, decidieron, y precisamente por los mismos motivos, cambiar su ubicación hacia el oeste y ahora se encuentran con este grave problema.

Nosotros, desde Segregación Porteña, lo único que tenemos que añadir a todo esto es que no nos habría desagradado que la estación estuviera más cerca de El Puerto y que las vías hubieran pasado por el este del núcleo de Sagunto sin amenazar el bienestar de los vecinos. En fin, éste es un ejemplo claro de la mala gestión que se ha llevado a cabo en la ciudad de Sagunto y en El Puerto por pelear contra la segregación, algo que algún día —insistimos desde Segregación Porteña— los vecinos de El Puerto veremos llevar a efecto.

Manuel González Sánchez
Concejal-portavoz de SP

Anuncios