En febrero de este año se rompió el pacto de gobierno entre el Partido Popular y Segregación Porteña. Desde entonces se ha perdido la fortaleza en el gobierno del municipio. Pero además, la estrategia seguida por el señor Castelló no ha favorecido para nada el que se produzca acercamiento en pro de incrementar la gobernabilidad.

El expediente de segregación sigue su curso, y para SP es una cuestión vital. Sin embargo, desde este Ayuntamiento no se ha hecho nada por evitar que en Valencia aprobaran una ley hecha a medida para intentar tumbar este nuevo intento de los porteños por tener un Ayuntamiento. Desde Segregación Porteña, aprovechamos este debate para anunciar que a partir de la próxima semana iniciaremos una ronda de conversaciones con todas las fuerzas políticas con representación en este Ayuntamiento para hablar precisamente de segregación. Espero que ustedes sean consecuentes con la fuerza más votada en El Puerto.

En cuanto a la gestión del PP, una vez roto ese pacto ha ido tirando por tierra cada una de las cuestiones que motivaron nuestro acuerdo de gobierno. Ha roto el principio de equidad —que procuraba el 60% de la inversión en El Puerto y el 40% en Sagunto— y no sólo eso, sino que además en los últimos meses ha invertido el reparto, recibiendo hoy día Sagunto un porcentaje en inversiones mucho mayor. La gestión del equipo de gobierno está paralizando importantes obras en infraestructuras y equipamientos para El Puerto:

  • No avanza el Horno Alto, a pesar de que ya llevamos meses en que las obras han superado un 95% de su ejecución. Eso sin contar con que de la instalación del ascensor, aprobada en Pleno Municipal, todavía no sabemos nada; y podría darse la paradoja de finalizarlo y no ser accesible, tal y como ha ocurrido en el Teatro de Begoña.
  • De la rehabilitación del Museo Industrial, tampoco sabemos absolutamente nada. Una obra que parece haberse esfumado en el particular «Triángulo de las Bermudas» del Plan Confianza del PP.
  • El PP ha decidido olvidarse de la Descentralización Administrativa, que, aparte de estar en nuestro pacto de gobierno, también contemplaba su programa electoral. Pero como casi todo lo que parte de sus promesas, esto no era más que humo. Sirva como ejemplo lo que tenía que ser el eje que moviera de forma definitiva esa Descentralización, concretamente el edificio administrativo de El Puerto que se iba a ubicar en las antiguas Oficinas de Altos Hornos. Su rehabilitación se ha alargado en el tiempo de forma premeditada, cambiando un proyecto ya aprobado, con un único objetivo: no realizar el traslado de servicios, tan necesario para El Puerto. Del archivo histórico minero-siderúrgico que albergan sus sótanos —en precario estado de conservación y cuyo rescate y catalogación aprobó este Pleno—, nada de nada. Mejor que se pudran, y así un problema menos.
  • Otra de las joyas del patrimonio industrial de El Puerto: la Nave de Talleres, para la que, por supuesto, no hay ninguna idea de fomento de uso como ese «gran contenedor cultural», una vez la Generalitat ha arrojado la toalla y la ha abandonado a su suerte.
  • La Vía Verde de Ojos Negros, que en su último tramo penetra en el núcleo urbano de El Puerto, es otro proyecto en el dique seco, sin un horizonte inmediato de realización. Podría avanzarse aprovechando las obras del Borde Sur; pero, claro, esto sería gestionar pensando en futuro, y eso no parece preocuparles demasiado.
  • Y qué decir de la Casa-Museo Obrera, donde han puesto todas las trabas posibles para que no se llevara a término, a pesar de ser un expediente de fácil y rápida tramitación, y con dotación presupuestaria además.
  • En cuanto a otras cuestiones de índole cultural, ya denunciamos en su momento el pobre cartel planteado para el festival Música al Port, que contrasta con otras partidas destinadas a la Destrucción de Sagunto o a la Batalla de Sagunto.
  • Todavía seguimos esperando el estreno en la Nave de Talleres de la película sobre Ramón de la Sota, El hacedor de realidades, compromiso también adquirido tras un acuerdo plenario.
  • Si el equipo de Gobierno hiciera sus deberes en lugar de dejar abandonado el patrimonio de El Puerto, se podría reactivar el sector económico del comercio y la hostelería en el núcleo porteño. Las previsiones más pesimistas nos hablan de 100.000 visitantes/año, sólo para ver el Horno Alto. Si a esto añadimos los que podrían venir a conocer el Museo Industrial y proseguir el recorrido turístico a través de la Nave de Talleres, la Ciudad-Jardín de la Gerencia, el Casino Viejo y sus jardines, las antiguas Oficinas de Altos Hornos, la Iglesia de Begoña, el Barrio Obrero con su Museo, el antiguo Sanatorio, etc., esa cifra podría ser considerablemente mayor. Esto supone reactivar el sector turístico y de ocio: restaurantes, cafeterías, bares, etc. Los empresarios de este sector están esperando ansiosos que se abran al público estos reclamos históricos y culturales para que se cree empleo y se favorezca la economía productiva. Usted, señor Castelló, con su nula política en materia de Patrimonio Industrial no sólo desprecia la historia El Puerto y frena su desarrollo futuro, sino que por añadidura está evitando el desarrollo turístico de nuestro pueblo.
  • Desde SP observamos con preocupación cómo el Plan Confianza no avanza tal y como habíamos quedado en este mismo Pleno. Le recuerdo, señor Alcalde, que desde nuestro departamento de Patrimonio se tenían que haber licitado dos obras de envergadura en El Puerto. La primera de ellas es el pabellón del SUNP-6, que ha sufrido una tramitación penosa y que después de ser adjudicado a Balcomar, siguen sin comenzar las obras. El otro proyecto de envergadura, el Museo Industrial, al cual he hecho referencia antes, se ha perdido en Valencia y desde allí no se está moviendo un dedo por llevarlo a efecto.
  • Sabemos que otras obras, como la de la Alameda o de la plaza del Sol, han sido licitadas desde Valencia. Pero al parecer, para la Generalitat los plazos no tienen ninguna importancia. Sirva como ejemplo que la plaza de Alameda fue licitada hace tres meses, y de ese proyecto nada más se supo.
  • Siguiendo con el repaso, podemos continuar con otras obras con financiación municipal. El Fornás está en su primera fase de ejecución. Sin embargo, es fácil aventurar que la segunda fase sufrirá serios retrasos. Le recuerdo, señor Alcalde, que usted se comprometió a ejecutar las dos fases de forma simultánea. Sin embargo, ahora parece olvidarse de sus compromisos.
  • La reurbanización del barrio de la Marina sigue sin tener un futuro claro. Primero porque únicamente tiene reservada la primera anualidad del presupuesto, del año 2009; y segundo porque ustedes no han intentado avanzar en buscar alternativas a su financiación.
  • Otras obras comprometidas se han quedado perdidas en la nada: el alumbrado de la avenida Camp de Morvedre, la reurbanización de la calle Pintor Pinazo, el barrio de San José, el centro de tecnificación, el césped artificial en los campos de Mare Nostrum y Biensa o el aparcamiento en el nuevo centro de salud. Son inversiones aprobadas que se quedarán esperando a que corran mejores tiempos.
  • En cuanto a cuestiones de índole económica, nada sabemos de los convenios con grandes empresas ubicadas en nuestro municipio. Nos gustaría que alguien nos aclarara qué ha pasado con los convenios con Saggas, Unión Fenosa, Fertiberia, etc. Asimismo, no se han vuelto a entablar negociaciones con Red Eléctrica por el cable submarino que sale desde el Pantalán de El Puerto.
  • Respecto al Consorcio de Residuos, del que este municipio es miembro, con la puesta en marcha de la nueva planta de Algimia de Alfara debemos llevar nuestros residuos urbanos a ella, con un aumento considerable del coste de la recogida de la basura del que ustedes no han dado cuenta a la ciudadanía. Tampoco se ha iniciado una campaña de sensibilización y concienciación ciudadanía para la recogida selectiva de residuos («el que menos recicle pagará más») que reduzca el rechazo de la nueva planta y, por consiguiente, disminuya nuestro gasto en este aspecto.

Podríamos hablar de muchos más temas, pero ciertamente con esto, que se añade a lo que ya le han comentado el resto de portavoces, queda demostrado que la gestión del Partido Popular no está siendo tan buena como usted nos quiere vender. Los hechos y los ciudadanos pondrán a su partido donde realmente le corresponde.