Una de las tres ranas ornamentales de la rotonda del bar Lonja ha desaparecido. Como recordaréis, estas ranas fueron colocadas a finales de 2009 —a requerimiento de nuestra concejala Pilar Fernández, entonces edil de Mantenimiento— como iconos del barrio, conocido antiguamente como el «barrio de las ranas».

No queremos pensar mal, y desde luego no estamos en condiciones de acusar a nadie, pero es evidente que todo lo porteño fastidia, y mucho, a determinadas personas. Así que no nos extrañaría nada que hubiese algo más detrás de esta «misteriosa desaparición». Vamos, que no tiene pinta de simple hurto para decorar un jardincito particular…