Hace un par de días, un colaborador nuestro fue testigo de un suceso bastante dramático en la playa de El Puerto: una señora buscaba desesperada a su nieto desaparecido, al que daba por secuestrado. Después de unos momentos de gran nerviosismo, el trance se resolvió felizmente, pues el niño, que se había despistado jugando entre la multitud, apareció y fue devuelto al cuidado de su abuela.

En este sentido, y con la intención de evitar situaciones angustiosas como la descrita, Iniciativa Porteña quiere recordar a la ciudadanía que en los puestos de salvamento hay a disposición del público pulseras identificadoras —parecidas a las que se emplean en los hospitales— que pueden colocarse en la muñeca de los niños con un teléfono de contacto para que, en caso de que un pequeño se extravíe, sus familiares sean localizados con la mayor brevedad.

Confiamos en que esta información os resulte de utilidad.

Anuncios