Segregación Porteña presentó en el último pleno municipal una proposición para instar a la Conselleria de Administraciones Públicas de la Generalitat Valenciana, y concretamente a su secretario, don Rafael Peset —que previamente se había comprometido a ello—, a la instalación de una nueva antena repetidora de TDT para solucionar los problemas de recepción en la zona de El Puerto. La proposición fue aprobada y tenemos que reconocer que la reacción por parte de esa Conselleria ha sido inmediata: don Rafael Peset se personó la semana pasada en Sagunto para informar de la puesta en funcionamiento, hoy lunes, del nuevo emisor.

Hasta ahí todo bien. Lo que ya no es tan de recibo es que los señores del PP local, en una nueva exhibición de su desmesurado egocentrismo político, aprovechen para apuntarse otro tanto que no les corresponde. Nos vemos en la obligación de recordar a estos pésimos vendedores de humo que, a pesar de todas las fotos en las que puedan aparecer flanqueando —cual pretorianos— a don Rafael Peset, a pesar de todas sus declaraciones en clave nosotros-lo-solucionamos-todo y a pesar de todas las medallitas que pretendan colgarse, al final resulta que si la instalación de la nueva antena de TDT se ha llevado a cabo es única y exclusivamente porque Segregación Porteña se preocupó de exigirla. Porque los señores del PP, tan pagados ellos de su gestión, daban ya por concluida su actuación relativa a la TDT con la antena instalada el pasado febrero en Pedres Blaves, la cual —recordemos— proporciona señal únicamente al Casco Histórico, el Norte del Palancia y Almardà. Como siempre, primero Sagunto; y a El Puerto… ¡que le den!

El secretario autonómico junto a dos de los coleccionistas de medallas.

En cuanto al nuevo repetidor, debería estar operativo —como decimos— desde hoy mismo. Los ciudadanos cuyos domicilios continúen presentando deficiencias en la recepción tendrán que orientar sus antenas hacia el monte Picayo. No obstante, si esto no solucionase el problema, rogamos se pongan en contacto con nosotros (segregacion@gmail.com / 962 676 002) lo antes posible con el fin de confeccionar un mapa que refleje, de modo fiable, la calidad de recepción en las diferentes zonas en El Puerto, por si se hacen necesarias nuevas reivindicaciones.

Calle Los Claveles

Otro tanto cabe decir de las obras en la calle Los Claveles (200.000 euros en reasfaltado y mejora de las aceras), obras que fueron gestionadas íntegramente por Segregación Porteña —concretamente por nuestra compañera Pilar Fernández— y licitadas antes de la «salida» de nuestro grupo del gobierno municipal.

Los señores del PP se pasean ahora por la zona y hablan como si fuesen ellos los responsables últimos de esta actuación. Para muestra, esta perla del concejal de Inversiones: «Se trata de una obra muy importante porque es una de esas calles históricas del núcleo del Puerto que han estado olvidadas durante décadas. Y ahora, desde el equipo de gobierno, pretendemos acondicionarlas». O esta otra del alcalde: «Era necesario acondicionar esta vía, ya que pertenece a una zona turística y transitada como es la playa del Puerto».

Estamos de acuerdo en que se trata, efectivamente, de una obra muy importante en una calle histórica de El Puerto que pertenece, además, a la zona turística de la playa. Pero también es cierto que la calle Los Claveles ha permanecido en el olvido durante décadas. Y de hecho, si no hubiese sido por Segregación Porteña, que proyectó esta actuación, la calle Los Claveles continuaría absolutamente marginada por el equipo de gobierno del PP, al igual que tantas otras zonas del núcleo de El Puerto. Así que… ¡menos medallas, señores del PP!