Levante-EMV. La propuesta lanzada ayer por el Conseller de Solidaridad y Ciudadanía, Rafael Blasco, amenaza con convertirse en una vuelta de tuerca que subraye la inviabilidad del proyecto de Segregación del Port de Sagunt defendido por IP -SP. Si la Generalitat ha basado hasta ahora su rechazo a la separación del núcleo del Port en el incumplimiento de las condiciones legales, Blasco ha ido más allá al defender justo lo contrario de la segregación y la creación de nuevos municipios: la disminución de corporaciones y la fusión entre ellas. Frente a esta filosofía del Consell, desde las filas segregacionistas no ocultaban ayer su «preocupación».

Blasco defendió su polémico planteamiento en una entrevista televisiva en la que se le preguntó por la nueva Ley de Régimen Local. «Queramos o no, vamos a tener que llegar al paso de la supresión de algunos municipios, porque no tiene ningún sentido que se mantengan hoy, y llegar a la fusión a concertación de Ayuntamientos», advirtió. Para el Consejero, «hay varios consistorios en situación insostenible, que no pueden apenas pagar las nóminas de sus propios funcionarios, debido a una crisis sin precedentes en los últimos 40 años, pero también tienen un deficitario sistema de financiación y han estado bastante desatendidos para mancomunar servicios». Para llevar a cabo la supresión de municipios, Blasco propuso un gran pacto de Estado, ante la urgencia de una reforma global de las estructuras administrativas en España.

Manuel González, portavoz municipal de SP, admitía su malestar ante las declaraciones del Conseller.«Indudablemente este tipo de afirmaciones nos preocupan porque pueden ser la base sobre la que justificar el rechazo de la Generalitat a la segregación de El Puerto», señaló. En cualquier caso, el dirigente segregacionista se reafirmó en los planteamientos expuestos en el expediente presentado al Consell por considerar que «cumplimos los requisitos marcados por la Ley y que El Puerto tendrá un Ayuntamiento Propio».

Más aún, desde SP consideran fuera de lugar los argumentos del Conseller. «Esto nos llevaría a centralizar más, en lugar de descentralizar; porque lo mismo podría decirse en un ámbito nacional, también podría defenderse la supresión de alguna autonomía», afirmó.

Mientras tanto, la Generalitat continúa sin pronunciarse sobre el expediente, cuando ya han pasado mas de dos años desde que se presentó a la administración autonómica. «Hay quien cree que la Generalitat puede rechazar el expediente por silencio administrativo, dejando que se superen los plazos legales —destaca González—, pero un asunto como éste no puede resolverse por silencio, y estamos seguros de que la Generalitat va a contestar».