Rotonda del Hospital de Menera, con CUATRO palmeras muertas.

El estado de algunas zonas ajardinadas y arboladas durante el año pasado en las obras del Plan Estatal no parece ser el más adecuado. Si comenzamos nuestro paseo por la avenida Hispanidad, cruce con Juan de Austria, la nueva rotonda ofrece un aspecto de abandono, con la hierba muy crecida y dos palmeras muertas; el resto de la plaza, recientemente reformada, tampoco ofrece un aspecto digamos apropiado. Algo similar ocurre en la zona ajardinada de la calle Pintor Pinazo y en la rotonda de La Lonja. Paseando por 9 de Octubre también contamos un número significativo de árboles muertos y baldosas sueltas. También, en la rotonda del antiguo Hospital aparecen varias palmeras muertas. Por cierto, en muchos de estos lugares las palmeras trasplantadas siguen atadas, algo necesario para su traslado y agarre durante los primeros meses, pero que impide su normal desarrollo posteriormente.

Ficus muerto.

Es por todo esto que nos preguntamos: «¿Por qué? ¿Es que aún no han sido recepcionadas estas obras para que los servicios de jardinería de la SAG las atiendan debidamente? ¿Se van hacer cargo las empresas constructoras de la reposición de marras? ¿Por qué una obra nueva ofrece una imagen de deterioro y abandono?».

Es bastante triste ver cómo en estas obras, que fueron planteadas por SP y que con tanto empeño y entusiasmo pusieron en marcha nuestros concejales, el equipo de gobierno del PP no es capaz o no quiere reclamar a las empresas constructoras la reparación de los defectos surgidos posteriormente y el mante-nimiento adecuado.

Y mientras, en el pueblo de al lado una de las primeras acciones llevadas a cabo durante la fase II de remodelación de la Glorieta ha sido la reposición de las palmeras muertas…

Lamentable imagen de la rotonda del bar San Carlos —NUEVA, para más inri— con dos palmeras muertas, una de ellas combada a 45º, y la hierba en estado salvaje y repleta de basura (haz clic para ver a tamaño completo).