Nos hacemos eco de una nota remitida por un ciudadano que sufrió en primera persona una actuación indigna de su actual alcalde:

Un nuevo desprecio del alcalde

Un desplante más del Sr. Castelló a una sociedad porteña y al personal (directivos y socios) que en la mañana del sábado 8 de mayo se encontraban en las instalaciones del Casino Playa y zona de sus pistas de tenis esperando la visita del Conseller de Gobernación, don Serafín Castellano, que había anunciado su visita a la zona de la playa de El Puerto para posicionarse sobre la situación de los locales del paseo marítimo e informar sobre la petición al Gobierno Central de que sean transferidas las competencias del dominio público marítimo terrestre a la Generalitat.

Frente a una actuación de persona educada y preocupada por los problemas de los ciudadanos como ha sido la actuación del Conseller, que sí ha querido departir con el personal que estaba esperando desde hacia un buen rato la presencia del mismo, está la de un alcalde, el Sr. Castelló, que tras haberse hecho las fotos y salir en la tele ha tenido la desvergüenza de no acompañar al Conseller y su séquito a departir con la gente que pacientemente esperaba en la zona del Casino Playa.

Es de justicia reconocer que el Conseller ha estado muy receptivo, aceptando cuantas explicaciones le hacían las personas allí congregadas (directivos del Casino, directivos del Club de Tenis y padres de niños que estaban practicando su deporte favorito). Por el contrario, el desprecio del Sr. Castelló ha sentado muy mal, ya que se ha considerado una flagrante desconsideración con el personal que allí se encontraba esperando.

¿Tanta prisa tenia nuestro alcalde que no pudo acompañar a su Conseller ni atender a las personas que esperaban a no más de veinte metros?

¿Se imagina alguien que este «señor» hubiera tenido una actuación similar en una visita a una entidad del núcleo histórico? Claramente no. Pero como todo lo porteño le importa un pito, el desprecio a una entidad con solera en El Puerto es fácil de comprender en este personaje.

Me gustaría pensar que ésta y otras actuaciones antiporteñas le pasen factura a este prepotente personaje.

Amigo Castelló, como porteño y socio del Casino te digo que «arrieros somos y en el camino nos encontraremos».

Serafín Castellano y Alfredo Castelló durante la visita del pasado sábado (imagen tomada de elperiodic.com)