Por Ainhoa Alberola

En cuestión de un mes, tres son los incendios que han afectado al edificio del antiguo economato de AHV. Como sabrán, este es un edificio emblemático para El Puerto, ya que pertenece al entramado de servicios que ofrecía fábrica a los trabajadores y, poco a poco se está degradando ante la pasividad y la dejadez de algunos de los políticos de la escena municipal. Hace años que el edificio en cuestión se encuentra abandonado, con cristales rotos, pintadas en las fachadas y el interior lleno de suciedad. Cuando por fin parece que habían empezado las actuaciones para su rehabilitación, no solo se paralizan como por arte de magia, sino que también misteriosos incendios lo están dañando todavía más si cabe, hasta que ya no quepa la posibilidad de restaurarlo y alguien sugiera su derribo inminente.

Demasiadas casualidades que sugieren que algo está pasando. Quizás no interesa que se recuperen nuestros lugares emblemáticos, esas señas de identidad que nos recuerdan quiénes somos y de dónde venimos como pueblo.

Ya van tres incendios en el histórico edificio del antiguo economato y todo en cuestión de un mes. Un incendio es fortuito, dos pueden ser casualidad y tres demasiado sospechoso.

La degradación de algunos de los lugares emblemáticos de El Puerto es más que evidente, al igual que la pasividad y la dejadez que muestran algunos políticos de la escena municipal, que no hace más que empeorar el asunto. A veces da la sensación de que interesa que el patrimonio del Puerto se pierda.

Anuncios