En el mes de julio del 2004, y con motivo de la entrada en vigor de la Ley 57/2003 del 16 de diciembre para adaptar los organismos autónomos a la nueva regulación y adecuar sus estatutos, el pleno del Ayuntamiento, con la concejalía de IU al frente, disolvió el Patronato Municipal de Deportes, un organismo con más de veinte años de existencia. Hay que dejar claro que dicha Ley de modernización no obligaba a la disolución del Patronato, pero sí a adecuar sus estatutos y su organigrama, y que estas modificaciones eran perfectamente compatibles con su continuidad; de hecho, en el momento de esta decisión, en la junta había una propuesta pendiente para la actualización y modernización de sus estatutos.

El argumento que IU expuso a la junta del Patronato fue que el equipo de gobierno consideraba más conveniente su disolución y que la gestión deportiva funcionaría con una concejalía de Deportes —con su comisión informativa—, y que, para fomentar la participación, se crearía un consejo asesor.

Hay que reconocer que el desaparecido Patronato tenía lagunas en su gestión, sin duda producto de la falta de un proyecto deportivo serio y planificado, que ha sido el gran fallo de los equipos de gobierno que nos han precedido. Con todo y esto sí era participativo (había representación de todos los partidos políticos y de los técnicos municipales) y operativo. Mensualmente se trataban distendidamente, pero con rigor, todos los temas deportivos, se debatían y se votaban, por lo menos se podía defender y argumentar tu voto y, por supuesto, no tenía el ambiente y el contenido político que tiene una comisión informativa municipal.

Lo que sí ha quedado muy claro que el invento del consejo asesor no ha funcionado nunca, ni en la legislatura anterior ni en ésta. Con una sola pregunta basta para argumentar este despropósito: ¿qué tipo de asesoramiento puede dar este consejo, si en la legislatura anterior se reunieron tres veces en cuatro años y una en lo que llevamos de ésta, el día de la composición? Está claro que no sirve para nada.

Hay una realidad evidente y es que existe una necesidad prioritaria de atención a los ciudadanos en el tema del deporte municipal, una realidad que dé cabida a las diferentes prácticas físicas y deportivas que cumplan con el efecto dirigido a satisfacer la demanda.

La gestión actual, que es la que impuso el anterior tripartito de gobierno (PSOE-IU-Bloc) se basa simple y llanamente en la aportación voluntaria de unos técnicos que profesionalmente no están reconocidos para esta labor, y, como máximo responsable, el concejal de Deportes, una figura que ni sabe ni tiene por qué saber gestionar profesionalmente un tema que desconoce por no ser su profesión ni su afición habitual, y que además tiene que hacer frente a otras dos concejalías más. Posteriormente existe una comisión informativa de Cultura, Educación y Deportes, que, cuando se reúne, en poco más de media hora ha terminado la comisión y que en deportes se limita a dar cuenta de cuatro cosas.

¿Se merece este pueblo, con la gran demanda deportiva que hay, con un presupuesto municipal para deportes de más de seis millones de euros, con una plantilla de más de sesenta trabajadores, con la cantidad y dispersas instalaciones deportivas existentes, una gestión como la actual?

Segregación Porteña lo reflejó y se comprometió en su programa electoral a dar solución a este problema. La falta de tradición y la ausencia de directrices en la gestión han propiciado durante estos años métodos y situaciones que no son aceptables en el momento actual. Un planteamiento de futuro conlleva, por tanto, una reflexión acerca de la gestión que se ha realizado y, sobre todo, la adopción de nuevas estrategias deportivas. Como consecuencia de este análisis, se debe crear un gran equipo de gestión, profesional y eficaz, capaz de identificar las necesidades, diagnosticarlas y evaluarlas; y esto conlleva planificar objetivos y tomar decisiones sobre los planes a corto, medio y largo plazo que garanticen, en primer lugar la continuidad y la estabilidad y, posteriormente, el desarrollo y el crecimiento; y esto pasa por el compromiso electoral de SP de crear un Patronato de Deportes al que se le dote de autonomía, profesionalización, conocimientos y participación. Con estas premisas se han elaborado los nuevos estatutos que van a regir los destinos del Patronato de Deportes que se pretende crear.

Con respecto al conflicto en la constitución del Patronato de Deportes que se está planteando por parte de los trabajadores actuales de Deportes, tenemos que decir que no vamos a entrar en mentidos y desmentidos; que cada cual obre con su conciencia y sea consecuente con sus hechos y sus denuncias. Medios, documentación y compromiso (no sólo palabras) para aclarar todas sus dudas los tenemos y lo ponemos a su disposición. En el camino del diálogo y el respeto siempre nos van a encontrar, y creemos que, concretamente con los trabajadores de Deportes, siempre lo hemos demostrado.

Os ofrecemos a continuación un informe sobre la organización de los servicios municipales deportivos en los principales municipios españoles. Este informe deja bien claro que la gran mayoría de los municipios de más de 65.000 habitantes optan por algún tipo de organismo autónomo municipal para gestionar el área de Deportes y que, aunque existen diferentes modelos, la fórmula más utilizada para constituir este organismo autónomo es el Patronato Municipal de Deportes.

Informe:

About these ads